1 MES, 1 LIBRO: ENERO

2/17/2019


Desde pequeña me ha gustado leer. Cuando era adolescente devoraba prácticamente libros y en verano podía llegar a leerme unos 12 al mes, de esos enormes que te costaba sujetar de todo lo que pesaban. Mi abuela siempre me regañaba porque se preocupaba por mí. Quería que saliera a la calle, pero yo prefería quedarme en casa con mis libros. A lo mejor veía raro que me pasara todo el santo día enganchada a ellos, pero eran como una droga para mí y no podía despegarme de esas historias que me atrapaban y me tenían en vela toda la noche. Mi sueño era ser escritora y pasarme el día entre palabras, escribiendo, inventando y creando historias tan apasionantes como las que leía en aquellas páginas.

¿Alguna vez has dejado de lado un sueño porque no era lo que los demás esperaban de ti? ¿O quizás porque no encontrabas el tiempo para hacer que se cumpliera? Eso mismo es lo que me pasó a mí. Comencé a crecer, a seguir estudiando y a restarle tiempo a aquellas cosas que eran mi pasión pero veía lejanas e imposibles. Hoy en día me pregunto que hubiera sido de mí si realmente hubiera seguido invirtiendo tiempo en seguir descubriendo historias y escribiendo. Estoy segura de que al final todo pasa por algo y oye, tampoco estoy tan mal. Ahora mismo soy capaz de llegar a ti. Me estás leyendo al otro lado de la pantalla y aunque no te esté contando historias sobre dragones, aventuras o amor, estoy conectando contigo de alguna forma y me estás leyendo. Quizás este es el camino que tenía que seguir ¿no?

"¿Alguna vez has dejado un sueño de lado porque no era lo que los demás esperaban de ti?"

Pienso que nunca es tarde para hacer aquello que te apasiona, seguir aprendiendo y creciendo como persona. Por eso, me he propuesto volver a coger esa rutina de lectura que fue desapareciendo con el tiempo. Adaptándola, eso sí, lo mejor que pueda a mi ritmo de vida para al menos sacar un ratito al día para leer ¡Ojalá volver a aquellos veranos en los que me podía dedicar exclusivamente a leer y escribir!

Quiero compartir con vosotros los libros que vaya leyendo. Contaros que tal me han parecido, si me han gustado y si os los recomiendo. Me he propuesto leer uno al mes, pero como veis estamos ya en Febrero y os estoy dejando la reseña del mes pasado... ¡Empezamos mal! Aún así, intentaré cumplir y terminar cada libro a tiempo para contaros sobre él ¡Lo prometo!


ENERO
"Por qué amamos a los perros, nos comemos a los cerdos y nos vestimos con las vacas" de Melanie Joy



  El libro que elegí para el mes de enero fue "Por qué amamos a los perros, nos comemos a los cerdos y nos vestimos con las vacas" de Melanie Joy (menudo trabalenguas, eh?). Lo escogí porque en el último año me he informado, he visto un montón de documentales y he leído muchísimo sobre el movimiento vegetariano y vegano, sostenibilidad y medio ambiente. Por ello tomé la decisión de hacerme vegetariana y renunciar a comer cualquier clase de animal. Aunque esto sea así, intento llevar una dieta lo más vegana posible y sustituir al máximo los huevos y el queso, que son los productos de origen animal que sigo comiendo.


En este libro la escritora y psicóloga social Melanie Joy analiza el por qué los humanos explotamos a los animales de la forma en la que lo hacemos, y acuña y da visibilidad a un nuevo termino: carnismo (sistema de creencias o ideologías que condicionan a las personas a comer ciertos animales). La verdad que siempre me he preguntado porque hacemos lo que hacemos y qué nos condiciona para que llevemos a cabo ciertos actos y que sean cultural y socialmente aceptados.

Para la gente a la que le interese todos estos temas, me parece un libro de obligada lectura ya que te hace entender porqué somos como somos culturalmente, y da visibilidad a una ideología que está oculta: la de la explotación animal o el carnismo. Una vez que entiendes que es una ideología como otra cualquiera y que las cosas no son así porque deben ser así, sino porque estamos viviendo en una sociedad que ha decidido construir sus valores entorno a esta ideología, lo ves todo más claro.

  Tiene partes duras en las que se explican los procesos que hay en los mataderos para obtener la carne y los productos de origen animal. En ellas tuve que hacer algún que otro descanso porque lo describe de una forma tan gráfica que inevitablemente terminaba llorando. Supongo que de tanto ver vídeos en los que se muestran todas estas prácticas horribles, ya no puedo ver ninguno más porque no los aguanto. También cuenta los efectos colaterales que tiene toda industria en el que no solo los animales son las víctimas.  Los matarifes (personas que matan en los mataderos), el planeta o incluso nuestra salud sale perjudicada de toda esta industria.


En definitiva, recomiendo bastante este libro, porque pone nombre a algo que es normal y que en realidad está oculto. Tanto si ya eres vegetariano o vegano como si te interesan temas de sociología, es muy interesante leerlo y reflexionar sobre el mundo en el que vivimos y decidir si queremos seguir contribuyendo a toda esta ideología que está oculta pero latente en nuestro día a día.  Si os animáis a leerlo me encantaría saber que opináis del libro y que os ha parecido.
¡Os leo en comentario y en mis redes sociales!

xx,
Azucena

You Might Also Like

0 comentarios

Subscribe